Sala Frank Emilio para usuarios con discapacidades

Libros hablados | Sobre la sala | Actividades | Especialistas | Historia

Marcelo Pogolotti

Foto de Marcelo Pogolotti - Retrato del artista

Marcelo Pogolotti, nació en 1902, en La Habana, donde muere en 1964.

Realizó cursos de ingeniería en los Estados Unidos. Estudió pintura en The Arte Students League, de Nueva York y durante varios años hizo estudios de Letras y Filosofía en la Sorbona de París. Viajó por distintos países de Europa, fijándose en París donde residió desde 1928 a 1940. En 1927 participó en la Primera Exposición de Arte Nuevo, en La Habana, auspiciada por la Revista Avance. Invitado en 1929 a tomar parte en el movimiento futurista italiano, expone en Turín, Milán, Savona, Cúmeo, Florencia y otras ciudades. En 1931 expone en el Salón de la Galería Róyale de París con un grupo de pintores italianos.

Fue miembro fundador del Primer Grupo de Pintores Sociales de Europa, creado ese mismo año. Toma parte en las exposiciones de pintura social de 1933 y 1935, en París. En 1938 la Galería Carrefour le organiza una exposición personal. Otras exposiciones personales: Palacio de Bellas Artes, México, 1946, La Habana, 1940, 1944 (dos exposiciones) y 1957 participa además en numerosos salones colectivos.

Sus cuadros figuran en el Museo Nacional y en colecciones cubanas y extranjeras. Ha publicado varios volúmenes de crítica de arte literaria, cuento, novela, teatro.

La pintura de Pogolotti comprende una etapa de doce años, desde 1927 a 1939, así es de breve, así también, defectuosa. Inmediatamente que vemos un cuadro de Pogolotti pensamos en Fernánd Léger, por el simple hecho de que es Fernánd Léger lo que está ante nosotros, pero un Léger debilitado por falta de oficio: dibujos defectuosos, valores de luz y sombra que se mezclan de modo critico y que en los cuadros del francés están dispuestos con sabiduría; ausencia total del color como valor de belleza o de ayuda al asunto del cuadro.

Por otra parte, el hecho de tomar Léger es una actitud suicida, porque de Léger hay muy poco que aprender.

Grave defecto de nuestros pintores el estar siempre influidos por otros, descuidando el ser ellos mismos. Decía Apollinaire que la importancia de Picasso se debía a que “hizo del mundo una nueva presentación”.

Lo más importante es el asunto de los cuadros; del sudor, el sufrimiento y la explotación económica del obrero.

Como siempre ocurre con los “istmos” el obrero no se reconoce allí. Este ha sido el drama de los “istmos” modernos cuando han tratado de llegar a las masas o de representarlas.

La objeción más importante a la pintura de Pogolotti es su ausencia total de valores cubanos. Sus cuadros son europeos por los cuatros sentidos; los paisajes no son cubanos, las fábricas que pintan son europeas; las camisas rayadas de sus personajes, la ropa en general es europea, cuando simboliza, por ejemplo, el capitalismo, vemos un personaje con frac y chistera.

Imprimir | Regresar